domingo, 24 de febrero de 2008

La Nacionalización del Northern Rock: un caso de libro


Enric Pastor - ATTAC Pais Valencià
La reciente nacionalización del Banco Northern Rock por parte del gobierno inglés me sugiere, como militante de ATTAC, algunas reflexiones y me confirma varías opiniones.

En primer lugar me hace ver la situación de las personas atrapadas entre la subida de los tipos de interés y la bajada del precio de mercado de los pisos que está pagando. En los EE.UU. las autoridades han tomado medidas del tipo de los "cheques-regalo" que tanto estamos viendo por aquí en la carrera electoral.

Ese dinero, en realidad, es una ayuda más a los propios bancos que han hecho las famosas hipotecas "sub-prime", pues el dinero acaban finalmente en los cajones de los bancos que están sufriendo la morosidad por parte de los hipotecados, las víctimas reales, aunque e estos les suponga una cierta ayuda circunstancial.

Por otra parte, leyendo informaciones de aquí y de allá, veo que los mecanismos por los cuales pasa todo esto, los venimos denunciando -y vaticinando sus consecuencias- desde nuestra creación, en ATTAC.

Veamos como funciona la cosa.

Según el relato que hizo el diario "The Guardian",

1.- El banco, siguiendo las prácticas típicas para las hipotecas "de riesgo", tenía gestionadas el 70 %, por valor de unos 53.000 millones de libras no directamente, sino que lo hacía una compañía "off shore" filial del propio banco, radicada en la isla de Jersey, uno de los más conocidos "paraísos fiscales".

2.- La dicha filial estaba utilizando las hipotecas "traspasadas" para "apuntalar" una serie de bonos del propio banco, sacados con la idea de recuperar liquidez. Parece que el conjunto de depósitos utilizado por el banco para obtener fondos colaterales de sus acreedores, incluido el Banco de Inglaterra, se redujo de manera drástica.

3.- Ante la situación, el Banco de Inglaterra le proporcionó un crédito el mes de septiembre contra valores específicos y seguros. Ante la continuación de los problemas, el mes de noviembre de 2007 el Banco de Inglaterra hizo otra inyección de liquidez, esta vez contra valores menos seguros, lo que obligó a que se buscaran "fiadores" ajenos al banco, para garantizar el cobro de los créditos del Banco de Inglaterra qué, como es natural, se nutre de los impuestos de los contribuyentes. Parece que el importe de los préstamos fue de unos 11.000 millones de libras cada vez (unos 32.000 millones de euros, en total).

4.- Al tratar de comprar el banco algunos interesados, el valor ofrecido era muy inferior a su valor en bolsa, en aquel momento. Un análisis detectó que el 75 % de la cartera de hipotecas del banco, por valor de unos 58.000 millones de libras, tenía crecientes problemas por atrasos en los pagos o por regreso al banco de las propiedades, ahora con valores inferiores de mercado al fijado en la hipoteca.

5.- Una serie de datos dan algunas claves del problema:

  • Las hipotecas pactadas sobre el 90% del precio de la vivienda habían subido a 16.000 millones desde los 2.700 millones tres años antes
  • El préstamo excedía el valor de las propiedades en unas 2.500 hipotecas por valor de 263 millones de libras, mientras que tres años antes los números eran solos de 158 viviendas y 13 millones de libras
  • El mes de noviembre de 2007 unos 10.000 clientes tenían atrasos en los pagos de un mes o más, mientras que tres años antes sólo eran unos 2.500 los clientes morosos
  • El 2003 el Northern Rock se había debido quedar con 80 propiedades. A lo largo del 2007, el número creció alrededor de un millar. Evidentemente, una bajada de los precios inmobiliarios provocaría fuertes pérdidas en el patrimonio del banco.

6.- Los analistas de The Guardian han sabido también que el banco ha admitido haber incumplido las condiciones de ciertos valores vendidos mediante su compañía basada en Jersey (Granite Master Issues), que era la que le debería proporcionar dinero en caso necesario con la gestión de las hipotecas cedidas, pero el banco decidió ignorar los incumplimientos. El analista del diario afirma que las relaciones entre el banco y su filial son "difusas", creando incertidumbre sobre la real gestión de las hipotecas. "Sería preocupante para el Banco y para el tesoro (la hacienda) especialmente si en estos momentos los créditos (del Banco de Inglaterra) se utilizaran en beneficio de Granite, en vez de serlo del Northern Rock"

Hasta aquí el caso concreto del banco inglés. Pero, qué pasa en el resto de los bancos europeos?. Pues pasa que el ministro de Finanzas italiano en funciones, Tommaso Padoa-Schioppa, propuso crear un regulador europeo que investigue a los 40 o 50 principales bancos o que, al menos, todos los reguladores (bancos estatales y organismos de inspección) utilizaran el mismo código de actuación, tesis que no prosperó, aunque cada vez se defiende más esta posición por analistas como André Sapir, profesor de la Universidad Libre de Bruselas.

Hay que recordar que el Banco Central Europeo (BCE) y los bancos centrales de los países de la UE han inyectado cerca de 348.000 millones de euros de dinero fresco a los bancos europeos para solventar los problemas que, en este caso, nadie ha destapado. Una enorme nube de silencio se ha extendido para impedir que se conocieran los bancos en problemas, jugando así con el dinero de los contribuyentes europeos con la habitual carencia de transparencia del BCE.

Frente a esta situación el gobierno laborista (socialdemócrata(?) de la "tercera vía") ha optado por nacionalizar las pérdidas (perdón, quería decir) el banco. Brown ha dicho que el país podrá obtener beneficios en el futuro con la reventa de Northern Rock a inversores privados. “Cuando pase la actual inestabilidad de los mercados, el Estado venderá Northern Rock tan pronto como sea posible”, ha afirmado el primer ministro. “De haber traspasado ahora el banco a alguna de las ofertas privadas que existían, el contribuyente no se hubiera beneficiado de esas ganancias potenciales”. Curioso criterio para defender una actuación de "Robin Hood al revés" a la espera de que "los mercados" le refloten el banco...si es que lo hacen (nadie es capaz de asegurarlo) y no tenemos un caso como el de Banca Catalana o Banesto.

Para concluir. En este "sainete" no falta ninguna cuestión de las muchas que en ATTAC venimos denunciando:

  • Peligrosidad de los denominados "paraísos fiscales" para la seguridad de las transacciones financieras y la estabilidad económica mundial
  • Vacío normativo internacional para la actuación de bancos y otros actores financieros fuera de sus fronteras nacionales
  • Actuación paliativa de las autoritas políticas, siempre al rescate de bancos en problemas, ignorando los auténticos perdedores: los que han perdido su casa por no poder hacer frente a los pagos.
  • Socialización de las pérdidas de bancos privados. Todavía estamos a la espera de encontrar cuando se nacionaliza un banco que tenga ganancias (claro, seria "comunismo"...)
  • La peligrosa red "difusa" que une entidades financieras legales, filiales "paralegales" y sus actuaciones directamente ilegales en los "paraísos fiscales", auténtica selva dónde la única ley que vale es la del máximo beneficio, pasando por encima de lo que sea
  • Impunidad:Por ahora, que se sepa, ningún directivo del Northern Rock ha pasado ni siquiera a declarar por comisaría para aclarar el tema de los riesgos "imprudentes" (o delictivos, directamente) asumidos por su banco y las auténticas relaciones con la filial "offshore" de la isla de Jersey
  • Irresponsabilidad quasi(?)-delictiva de los gestores financieros que usufructuan nuestros ahorros

Continuará?, muy probablemente, SÍ.