miércoles, 17 de diciembre de 2008

ATTAC España considera insuficiente el análisis de la Fundación Ideas sobre la crisis sistémica

Comunicado de ATTAC España ante el informe de la Fundación IDEAS del PSOE

El pasado viernes 12 de diciembre vio la luz un Informe de la Fundación Ideas del PSOE, que concluye en forma de “Decálogo de reformas para responder a una crisis sistémica“. Después de su lectura, desde ATTAC-España queremos manifestar que el mismo contiene análisis útiles para comprender y enmendar la cadena de despropósitos que han conducido a la actual crisis sistémica, pero también recoge planteamientos que no traducen el cambio de paradigma que se alega como necesario para una respuesta política a una crisis sistémica; como se pone de relieve en las soluciones propuestas para ciertos temas fundamentales relacionados con el actual desorden financiero.

No se han tenido en cuenta opiniones y/o estudios de personas y organizaciones comprometidas con la izquierda social, crítica y transformadora, y sí aparecen como redactores del Informe algunos destacados gurús de las finanzas, el gran capital mediático y los mercados de valores, que hace poco más de un año lo veían todo de color de rosa. No pueden aportar nuevas ideas para transformar de raíz esta sociedad quienes han ayudado a definir y construir la arquitectura financiera, económica y mediática que está derrumbándose.

Con la autoridad moral que legítimamente corresponde a Attac, por haber denunciado desde su constitución el dominio financiero de la economía real que ha llevado a la actual crisis financiera y económica, tenemos que destacar en este Comunicado dos puntos importantes que lamentablemente se recogen de modo ambiguo, impreciso e incompleto en el referido Informe:

1. Sin entrar en aspectos técnicos discutibles, Attac-España considera que las medidas para UNA NUEVA REGULACIÓN FINANCIERA tienen que plantearse desde el Estado español y asimismo desde Europa; de manera que los gobiernos europeos recuperen la autoridad que perdieron y hoy no tienen sobre los bancos y los operadores financieros nacionales mediante dos medidas básicas:

a) La modificación del artículo 56 del Tratado de la Comunidad Europea que prohíbe a los Estados miembros de la Unión Europea que restrinjan los movimientos de capitales extracomunitarios (”entre Estados miembros y terceros países). Porque es un precepto que limita la capacidad de acción de los gobiernos frente a los centros financieros extraterritoriales, conocidos como paraísos fiscales, que incentivan la evasión fiscal y protegen el blanqueo de dinero sucio.

b) Urge la introducción inmediata de un organismo de supervisión europeo para todas las operaciones bancarias y financieras transnacionales; y para el control de los productos financieros y para la máxima transparencia de los mercados y para una política comunitaria contra la delincuencia financiera. Hemos de considerar que a medio plazo, el lema de “Más Europa” significa una institucionalización europea y supraestatal democrática entre aquellos Estados miembros de la UE que la asuman para poder disponer de un cierto gobierno económico al menos en el Eurogrupo, que vaya más allá de la emisión del euro.

2. Cuando se habla de mejorar la regulación financiera desde el Estado, el Informe se decanta por “Eliminar las áreas de impunidad y los paraísos fiscales“, y señala una serie de iniciativas que desde los Estados podrían llevarse a cabo para tal fin, y que desde Attac estimamos pertinentes siempre que sean instrumentadas con determinación desde el marco del Estado. Tenemos que recordar que en Carta de Abril de 2005, Attac-España se dirigió al Secretario de Estado de Economía mediante un escrito, acompañado de casi cuatro mil firmas de ciudadanos, que solicitaban del gobierno español el no reconocimiento legal en España de las sociedades ficticias registradas en paraísos fiscales; escrito reiterado al Presidente del gobierno al año siguiente sin éxito hasta la fecha.

Asimismo, no podemos aceptar esa especie de amnistía tributaria (en el informe se habla de “regularización fiscal progresiva”) para los capitales que abandonasen los paraísos fiscales, una práctica ya experimentada por gobiernos europeos que ha demostrado su ineficacia además de la pérdida de ingresos públicos

Pero, sobre todo, consideramos rechazable la idea del aplazamiento de cualesquiera medidas contra los paraísos fiscales hasta el año 2015, cuando es conocido que el proyecto de la OCDE del 2000 contra las prácticas fiscales perjudiciales preveía la eliminación de los paraísos fiscales antes de la terminación del año 2005, sin que hasta la fecha se haya producido el informe final sobre el proyecto; y sin que el gobierno español lo haya reclamado de esa Organización internacional de la que forma parte.

En fin, en la misma línea de lo suscrito por el Gobierno de España cuando la Declaración de la Cumbre del G-20 de noviembre pasado ni siquiera se atrevió a llamarlos por su nombre, denominándolos eufemísticamente “jurisdicciones no cooperadoras y poco transparentes”. Las fundaciones auspiciadas por partidos políticos que se autodenominan progresistas o de izquierda no deberían de ser sólo buenas palabras de cara a la galería, o análisis más o menos certeros.

Día tras día las finanzas, la economía y la sociedad se desmoronan estrepitosamente (por ese orden), y no percibir la urgencia de medidas radicales que saneen de raíz toda la maldad, la violencia y el engaño que hay detrás de los paraísos fiscales es un verdadero crimen de Estado. Al ritmo que lleva la descomposición del sistema, en 2015 puede que el virus del neoliberalismo haya llevado a pique las esperanzas de mucha gente humilde y honrada, y así, las buenas ideas se habrán fundido, cual bombilla cansada de alumbrar.