jueves, 12 de marzo de 2009

Paraísos fiscales, el agujero negro de los gobiernos mundiales en crisis

Las principales economías internacionales dejan de ingresar al año unos 200.000 millones de euros por actividades en centros 'offshore'

V. Relaño

El clima es espectacular. Unos 30 grados, atenuados por una ligera brisa marina. Playas paradisíacas acogen tanto a bañistas como a buscadores de especies acuáticas que deambulan entre formaciones de coral. Poco pueden sospechar los turistas que acuden a las Islas Caimán sobre la frenética actividad financiera que se genera en cada rincón de este reducto caribeño.

En George Town, la capital de este país de sólo 259 kilómetros cuadrados, existe una avenida, la South Church Street, donde se erige un edificio singular. Una mansión blanca, con las barandillas de su balconada de color rojo inglés y cornisas en azul turquesa. Esta mansión flanqueada de palmeras es Ugland House, sede social de nada menos que 12.748 empresas, donde trabajan sólo 241 personas.

Ugland es la gran pesadilla del presidente de Estados Unidos. “Es el mayor edificio del mundo o la mayor estafa impositiva del mundo”, dice Barack Obama.Ahora que el dinero público se utiliza para salvar bancos y empresas, la evasión fiscal cobra una mayor importancia

La organización Tax Justice Network calcula en 250.000 millones de dólares, unos 200.000 millones de euros, el volumen de fondos que dejan de percibir los estados por el negocio en los paraísos fiscales. Este organismo asegura que una serie de tendencias perniciosas del sistema global de tributación "amenazan la capacidad de los Estados de imponer impuestos a los ricos beneficiados por la globalización”.

La cruzada contra los paraísos fiscales se prolonga desde hace varios lustros, pero es ahora cuando los presidentes de los principales países del mundo se han unido en el objetivo de luchar por el fin de este statu quo fiscal. Ahora, cuando la crisis no cesa de imprimir vueltas de tuerca sobre la capacidad de resistencia de las economías.

Dinero para la crisis

El argumento es claro. Nunca antes se había echado tanto de menos la pérdida de ingresos fiscales como ahora. Cuando, desde la banca hasta la industria de la automoción, el dinero público se ha convertido en un salvavidas frente a la crisis. La cumbre del G-20 que se celebrará en Londres en abril va a incluir en su agenda con el problema de los paraísos fiscales. El español Rodríguez Zapatero, el francés Nicolas Sarkozy, la alemana Angela Merkel o el británico Gordon Brown, son algunos de los principales líderes políticos en la cruzada contra el offshore.

No parece baladí que las autoridades estadounidenses persigan las actividades de sus bancos en las Islas Caimán. Este minúsculo archipiélago acoge la cuarta parte de los depósitos de no residentes de la banca estadounidense. Unos 660.000 millones de euros.

Morgan Stanley y Goldmand Sachs, los dos grandes bancos de inversión del mundo, cuentan con docenas de compañías en Ugland House. “Por cada persona que vive en las Islas Caimán, existen dos compañías y cerca de cinco fondos de inversión registrados en este país”, asegura The Sunday Times. La historia es común para los más de 40 paraísos fiscales que existen.

La banca mundial cuenta con una legión de sociedades opacas. El diario británico asegura que Royal Bank of Scotland dispone de 238 o que Lloyds Bank tiene 125. En Estados Unidos, Citigroup, que ha sobrevivido gracias a dinero público, cuenta con 400 compañías. La banca española también las tiene, aunque en menor medida.

Para no perderse

¿QUÉ ES LO QUE DEFINE ESTOS TERRITORIOS?
El espacio dedicado a la Guardia Civil en la web del Ministerio del Interior define el paraíso fiscal como “el territorio o Estado que se caracteriza por una escasa o nula tributación a que someten a determinada clase de transacciones, ventas a determinadas personas o entidades que allí encuentran su cobertura o amparo”. Y añade que "sólo facilitan el ingreso de grandes capitales y en general su política migratoria desfavorece la pequeña inversión".

¿CUÁL ES EL LISTADO DE CENTROS 'OFFSHORE'?
Para España hay 48, de los que en Europa se hallan Isla de Man, Islas de Guernesey y de Jersey, Andorra, Gibraltar, Gran Ducado de Luxemburgo, Principado de Liechtenstein, Principado de Mónaco, República de San Marino, República de Malta y República de Chipre. Otros paraísos fiscales son Antigua y Barbuda, Bahamas, Seychelles, Emiratos Árabes, Hong Kong, Panamá, Malvinas y Singapur.

¿CUÁL ES LA DIMENSIÓN DE ESTE NEGOCIO?
En los microterritorios de Anguilla, Barbados y las Islas Vírgenes británicas existen 60.000 sociedades. En Liechtenstein (con poco más de 30.000 habitantes) radican 40.000 empresas. En Nauru, una isla del Pacífico de solo 21 kilómetros cuadrados hay 400 bancos, indica el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga Juan Torrez López. Caimán es el quinto centro financiero mundial.

¿LA BANCA ESPAÑOLA ESTÁ EN PARAÍSOS?
Cinco de los seis principales bancos españoles, Santander, BBVA, Popular, Banco Sabadell y Banesto contaban al cierre de 2007 con participaciones en sociedades que tienen su domicilio en paraísos fiscales, según Europa Press.
Santander participa en el capital de 19 filiales, excluidas las de Abbey. BBVA tiene tres sucursales en Caimán y una en las Antillas Holandesas, además del BBVA Panamá.