domingo, 30 de octubre de 2011

A FAVOR DEL IMPUESTO DE TRANSACCIONES FINANCIERAS (ITF). Comunicado de Attac España










A FAVOR DEL IMPUESTO DE TRANSACCIONES FINANCIERAS (ITF).
Comunicado de Attac España

Estamos en un momento clave en la lucha a favor de un Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF). Francia y Alemania son los gobiernos que más han presionado para implantar este impuesto a nivel global y a nivel de la UE, aunque al final quedase restringido en el ámbito de la Eurozona. 

Ello se debe principalmente a que la opinión pública de Alemania y de Francia está mayoritariamente a favor del ITF. En efecto, el interés de Sarkozy y de Merkel por el ITF se explica por esa presión popular que ha sido posible gracias a los esfuerzos de ATTAC Alemania y Francia. El gobierno español actual también apoya el impuesto presionado cada vez más por unas organizaciones de la sociedad civil muy movilizadas a su favor.

La Comisión Europea ha elaborado una propuesta de directiva a favor del ITF con muchos puntos positivos dignos de mención y de apoyo. Establece un impuesto de un 0,1% para las transacciones en acciones y bonos que es el nivel mínimo de impuesto que Attac venía pidiendo. Es positivo también que no se aplique el impuesto en el lugar de la transacción (es decir en Wall Street o en la City), sino en el país de residencia del que hace la transferencia. Es igualmente positivo la inclusión de los productos derivados; la aplicación del impuesto sobre todos los actores, incluidos los Hedge Funds; y la relativamente rápida aplicación del impuesto prevista para el año 2014, si bien desde ATTAC pedimos la inmediata implantación el impuesto para el 2012, .También es positivo que la Comisión reconozca que es necesario reducir la especulación financiera, siendo este uno de los objetivos de esta Directiva. Todo ello es una gran victoria de la sociedad civil y sus movimientos sociales que hay que celebrar. Y por supuesto de Attac.

No obstante, hay mucho por lo que seguir presionando. El impuesto sobre los productos derivados es solo del 0.01% y debería ser más alto para reducir la especulación y la volatilidad. Pero sobre todo es inadmisible que no se aplique el ITF a las transacciones de divisas, que es un mercado que mueve 4 billones de dólares al día, y que por ser altamente especulativo y tremendamente volátil es enormemente dañino. La Comisión argumenta que gravar estas operaciones supondría infringir el principio de libre circulación de capitales pero desde ATTAC exigimos su control social. Sólo alrededor del 15% de las transacciones de divisas tiene a un agente comercial en la operación, y el resto se realizan entre instituciones financieras por lo que se trata de operaciones meramente especulativas.

Aún con estas a nuestro juicio deficiencias, los países que apoyan el ITF, entre ellos España, están teniendo gran resistencia en el G20 para promover su aplicación. Estados Unidos y Gran Bretaña se oponen porque en su espacio se realizan la mayor parte de las transacciones especulativas mundiales y el lobby que defiende los intereses de las entidades financieras tiene una gran influencia para evitar que sus actividades se vean controladas y tasadas. La resistencia en estos países también es grande porque la opinión pública y la sociedad civil no han logrado presionar a los políticos suficientemente. Pero es también preocupante que los países emergentes se opongan igualmente al ITF (Rusia, China e India se oponen y el Gobierno de Brasil no está haciendo nada para adoptarlo). La razón pudiera ser que sus sistemas financieros están mucho más regulados, y por lo tanto no tienen el gran problema de especulación de los países europeos. No hay que olvidar que tanto Brasil, India como China aplican control de capitales en menor o mayor medida. Precisamente por ello, ATTAC seguirá presionando para que estos países más regulados que se sumen también a la iniciativa.

Ante esta situación, a nivel global, ATTAC España hace un llamamiento a la ciudadanía para intensificar la presión social a favor del ITF, aprovechando el claro apoyo por parte de los indignados del 15M, movimiento que empezó justamente en nuestro país y que se ha propagado por la mayoría de las más importantes capitales del mundo, incluidos los movimientos de Ocupar Wall Street y la City de Londres. ATTAC España ya ha conseguido que el ITF sea una de las demandas clave no sólo de los movimientos sociales, sino de una amplia plataforma de organizaciones sindicales y políticas del país. Ahora hay que hacer que el ITF esté presente en los discursos y en las propuestas para salir de la crisis de todo el planeta: especialmente en Bruselas, en Nueva York y en Londres. El ITF podría ser una de las fundamentales causas que ayudaría a aglutinar y dar mayor cohesión al movimiento 15M, pues es una propuesta que está aceptada por todo el espectro ideológico, desde los comunistas hasta los verdes.

En el ámbito Europeo, la sociedad civil debe aumentar la presión sobre el Gobierno británico, y además seguir manteniendo bajo presión a los gobiernos de Francia y Alemania, y al resto de los países para que apliquen el ITF en la Eurozona. Y al gobierno español especialmente, pues es bien probable que un PP ganador de las elecciones del 20N cambie de postura en relación al impuesto. No se lo podemos permitir. ATTAC España saluda las declaraciones del Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, cuando dijo que si no se puede implantar el ITF a nivel global o de la UE se hará en la Eurozona, para gravar así los movimientos de capitales especulativos que hasta ahora han eludido completamente cualquier fiscalidad.

Junto al apoyo al ITF, ATTAC España considera prioritario movilizar simultáneamente a la sociedad para exigir la clausura de los paraísos fiscales. ATTAC considera que la implantación del ITF y la erradicación de los paraísos fiscales deben ir estrechamente vinculados en las movilizaciones sociales. Frente a quien afirma que la existencia de estos centros extraterritoriales no es relevante para garantizar la efectividad del ITF -ya que la información de las transacciones se podría recabar, en todo caso, a través de las cámaras de compensación existentes en la Eurozona como Clearstream o Euroclear (si la opacidad de estos centros se levanta), ATTAC defiende lo contrario, pues cuando se trata de cámaras de compensación que no están registradas en la Eurozona el problema sigue existiendo. Y en todo caso, la lucha en contra de los paraísos fiscales debe intensificarse pues el objetivo último de ATTAC es combatir la especulación y dificultar el fraude fiscal, y no esos otros objetivos legítimos pero colaterales como son recaudar más para cubrir los déficits estatales, atender necesidades de los países empobrecidos (ODM) o combatir el cambio climático, asuntos todos de relevancia que nadie duda que están en peligro y que podrían atenderse si las recaudaciones del ITF se hicieran efectivas cuanto antes y se destinasen a ello. Pero habida cuenta del volumen de las transacciones especulativas y de los gravísimos daños que causan a la ciudadanía, es obvio que su reducción reportaría un beneficio mucho mayor que el derivado de la simple recaudación del impuesto.

Attac España
30 de octubre de 2011