martes, 10 de julio de 2012

Gestha propone un nuevo tipo impositivo del 35% en el Impuesto de Sociedades para recaudar 14.000 millones de euros

Los técnicos del sindicato de la Hacienda Pública siguen cuestionando las impopulares medidas puestas en marcha tanto por el anterior gobierno como por el actual para conseguir reducir el déficit, una vez aceptada que esa es la prioridad en lugar de la creación de empleo. Gestha cree que el alza del IVA, de los Impuestos Especiales y de otros impuestos indirectos tan sólo elevaría en unos 8.000 millones de euros la recaudación del Estado. Otra de las medidas barajadas por el Gobierno del PP, el recorte del 5% del sueldo a más de 2,6 millones de empleados públicos en el conjunto de administraciones supondría sólo un ahorro de 4.500 millones de euros, mientras que la congelación de las pensiones (tanto las contributivas de la Seguridad Social como de las clases pasivas) a más de 9 millones de pensionistas únicamente se traduciría en un ahorro de 1.530 millones de euros.

La suma de estas cantidades ahorraría al Estado un total de 14.030 millones de euros, pero desde Gestha advierten de que la puesta en marcha de estas medidas reduciría "notablemente" el consumo interno, provocando un efecto muy pernicioso a la economía que llevaría al cierre de numerosos centros de producción y al aumento del desempleo, lo que a corto y medio plazo agravaría aún más la recesión de la economía española y el desplome de la recaudación prevista.

Recordemos que el "Programa de Estabilidad 2012-2015" y "Programa nacional de reformas 2012" presentado en el consejo de ministros del 27 de Abril renunciaba a la creación de empleo durante la presente legislatura sin entender que este es un factor decisivo para la reducción del déficit, y no al contrario.
En la página 9 del documento del gobierno se mostraba el "escenario Macroeconómico" hasta 2015 y las previsiones de empleo: desde -2,0 (21,6% de tasa de paro) en 2011 a -3,7 (24,3%) en 2012, manteniéndose dicha tasa de de paro prácticamente inamobible en los siguientes tres años: 24,2% en 2013, 23,4% en 2014 y 22,3% en 2015. Es decir, que, según las previsiones reconocidas del gobierno, la tasa de desempleo será aún peor en 2015 que la heredada por el anterior gobierno del PSOE en el mejor de los casos.

Un escenario de recesión podría agravar aún más las previsiones de paro para los próximos años, y el retraimiento del consumo conduce inevitablemente a esa situación.

Gestha considera que la subida del IVA es además injusta, porque aumenta el esfuerzo fiscal de las familias frente a las empresas, y es regresiva, porque afecta en mayor medida a los ciudadanos con bajos ingresos que a quienes disfrutan de una renta mayor.

"Los más perjudicados serán, por tanto, mileuristas y pensionistas", aseguran los técnicos de Hacienda, que proponen una serie de alternativas que permitirían obtener una recaudación similar o incluso superior sin que ello implicase contrapartidas negativas en materia económica o social.

Bastaría con aplicar un nuevo tipo impositivo del 35% en el Impuesto de Sociedades a los beneficios que superen el millón de euros anuales -declarados sobre todo por las grandes empresas que superan los 45 millones en ventas- para elevar los ingresos en 13.943 millones de euros anuales, equivalente de por sí a todas las medidas exigidas desde las instituciones financieras de la UE.

Los técnicos de Hacienda también instan a la creación de un Impuesto a las Transacciones Financieras que grave este tipo de operaciones, actualmente exentas de IVA, y afirman que generaría unos 4.500 millones. Otras medidas como la compra de deuda pública española en el mercado primario y la prohibición de las operaciones en corto reducirían en 1.400 millones de euros los gastos del Estado.

La alternativa clara a la amnistía fiscal que ha puesto en marcha el gobierno Rajoy para la legalización del blanqueo de dinero fraudulento de las grandes fortunas está en una reorganización del Ministerio de Hacienda y la Agencia Tributaria que permitiría aflorar 1,6 puntos porcentuales de la economía sumergida (actualmente en el 23,3% del PIB) y mejorar el control del gasto público elevando la recaudación en otros 6.200 millones de euros. Todo esto sumaría más de 26.000 millones de euros que servirían para cubrir las necesidades del Estado y asegurarían el cumplimiento de déficit.

César Pérez Navarro
Tercera Información