jueves, 11 de octubre de 2012

"Aunque insuficiente, bienvenido un Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) en la UE". Comunicado de Attac España

Por un control ciudadano de los mercados financieros, ¡ITF YA!
COMUNICADO DE ATTAC ESPAÑA 

ATTAC España se congratula del hecho de que nuestro país sea uno de los 11 estados que han acordado aplicar el Impuesto de Transacciones Financieras (ITF) en la UE por el procedimiento de Cooperación Reforzada. Hace quince años que la organización internacional ATTAC comenzó a movilizarse en todo el planeta para exigir la implantación de este impuesto global a las finanzas, que en nuestra opinión no debe perseguir sólo fines recaudatorios, sino además tener un objetivo regulador, redistributivo e incluso sancionador, como todo impuesto.

En otro comunicado emitido hace ahora un año, ATTAC España saludaba entonces la directiva sobre el ITF elaborada por la Comisión Europea, y subrayaba la existencia de muchos puntos dignos de apoyo en la propuesta. En concreto, se señalaba que es un paso en la buena dirección fijar un tipo impositivo del 0,1% para las transacciones en acciones y bonos, que es el nivel de impuesto que ATTAC ha venido exigiendo desde hace años; como lo es incluir los productos derivados y aplicar el impuesto a todos los actores, incluidos los Hedge Funds; y también recaudarlo en el país de residencia de quien hace las transferencias y no en los mercados donde se producen. Las graves insuficiencias de la propuesta también fueron señaladas en su momento: el tipo impositivo propuesto sobre los productos derivados es muy bajo -solo del 0.01% – lo que dificulta su capacidad de reducir la especulación y la volatilidad; y no se propone su aplicación a las transacciones de divisas, dejando sin gravar un mercado altamente especulativo y tremendamente volátil que mueve 4 billones de dólares al día.

Aplicar el ITF en Europa como han acordado 11 países es para ATTAC un hecho ciertamente positivo, pero desde ATTAC España llamamos a la ciudadanía a seguir presionando socialmente para conseguir su aplicación global y para forzar que no se quede en una medida aislada. Para que sea una herramienta que permita combatir la especulación financiera, mediante la reducción de las transacciones a cortísimo plazo, y la consiguiente reducción de la volatilidad de los precios de los activos a largo plazo, debe estar acompañada de un bloque de medidas que, en conjunto, coloquen a las finanzas globales al servicio de la actividad productiva de unos bienes y servicios que satisfagan las necesidades humanas. Interesa señalar entre esas medidas las siguientes:
  • Regular de la Banca. Especialmente la banca en la sombra, esa que utiliza de forma intensiva los paraísos fiscales, para lo que hay que revisar los acuerdos internacionales de contabilidad y administración y hacer que incluyan la obligación de una transparencia mucho mayor que la actual.
  • Erradicar los Paraísos Fiscales. La aplicación del ITF no tendrá una eficacia real si no se acaba también con los Paraísos Fiscales, auténticos agujeros negros de las vergüenzas del sistema.
  • Es imprescindible crear un nuevo Banco Central Europeo (BCE). Modificar el papel y autonomía del BCE para que además de intervenir directamente en las políticas de creación de empleo y rendir cuentas a la ciudadanía europea, pueda financiar directamente sin interés, o a bajo tipo, inversiones públicas útiles de acuerdo con objetivos económicos, sociales y medioambientales o garantizar préstamos para las administraciones públicas a cargo de esas inversiones.
  • Evitar el fraude fiscal de las transnacionales y las grandes fortunas. Implantar una armonización fiscal que impida la elusión de impuestos por parte de las grandes corporaciones que deslocalizan sus domicilios fiscales y su negocio por Internet. Es necesario introducir la obligatoriedad de una contabilidad “país por país” en las trasnacionales para evitar la manipulación de resultados y la imputación de costes para eludir la fiscalidad.
  • Limitar el apalancamiento financiero. Para reconducir el excesivo endeudamiento que está en la base de la crisis financiera.
  • Introducir una mayor progresividad fiscal. Para al menos equiparar los tipos impositivos de los rendimientos del capital con los del trabajo.
  • Prohibir negociar con derivados en mercados de materias primas y energéticas. Mercados que requieren operaciones de cobertura pero no de especulación a corto plazo.
  • Separar la banca comercial y la banca de inversión. Para garantizar los ahorros de los particulares y gestionar adecuadamente los créditos a particulares y empresas.
  • Crear de una banca pública nacional con compromiso de servicio público. En el caso español, utilizando como base la que existe en la participación estatal en el salvamento de las Cajas de Ahorro, y replanteando su funcionamiento para que sea transparente y rinda cuentas a la ciudadanía sobre su gestión.
ATTAC España hace un llamamiento a toda la ciudadanía a continuar con el proceso de movilización social permanente, orientado a la reivindicación de estas medidas y también a profundizar en la democracia buscando una mayor participación de la ciudadanía en las decisiones políticas, en un momento en el que los poderes financieros, con la complicidad de los gobiernos europeos, están socavando las bases de la democracia, vaciándola de contenido y sustituyéndola por decisiones, supuestamente técnicas, que en realidad son la aplicación de su programa político neoliberal.
10 de octubre de 2012